Andreani

21/09/2009

Merial y Andreani: Socios estratégicos en logística criogénica

Merial y Andreani: Socios estratégicos en logística criogénica

Las ventajas comparativas que surgen de una “asociación” en la que cada uno aporta lo que mejor sabe hacer pueden observarse en este verdadero trabajo en equipo desarrollado junto a Merial Argentina SA en los últimos nueve años. Los resultados del camino recorrido conjuntamente han contribuido significativamente a la profesionalización de la logística de la Línea Avícola.

 

Antecedentes

Nuestras operaciones para Merial Argentina SA comenzaron en 1999, con las líneas de Grandes Animales y Animales de Compañía. Sin embargo, desde agosto de 2007, nos hicimos cargo de la operación para la Línea Avícola.

Con el incremento del volumen de ventas registrado en el segmento avícola, y dada la experiencia acumulada con las otras Líneas, la compañía decidió profesionalizar toda su logística y dejarla en manos de un operador con la estructura y capacidad necesarias. Cabe destacar que, actualmente, la Línea  Avícola es la de mayor participación en el mercado.

De manera que, en la actualidad, realizamos un servicio integral para Merial Argentina SA que incluye: recepción de productos (proveedores nacionales e importación), almacenamiento, control de stock, administración, recepción de pedidos, facturación, distribución y entrega al cliente final para toda las líneas de productos, incluida Avícola, la cual cuenta con sus particularidades, ya que determinados productos requieren un tratamiento diferencial respecto de los tradicionales.

 

Las exigencias de la Línea Avícola

Existen vacunas y productos tradicionales que se mantienen entre 2º y 8º (distribuidos con refrigerantes congelados), los cuales ya formaban parte de nuestra operación, a la cual, desde agosto de 2007, sumamos la Línea Avícola, que hasta entonces era manejada por especialistas de Merial Argentina SA, quienes administraban el stock y los despachos en nuestras instalaciones.

Si bien la operación con Avícola es similar al resto, se diferencia en que los productos requieren ciertos tratamientos especiales: como las vacunas congeladas a -196°, que deben ser transportadas en termos criogénicos con nitrógeno líquido (150 en circulación actualmente), los que permiten mantener la temperatura requerida desde el depósito hasta la recepción por parte del cliente final.

Además, existen otras vacunas congeladas a -70° que se mantienen en un freezer especial para este producto, y se transportan en conservadoras con hielo seco, para mantener su temperatura ideal.

 

Un servicio particular

Las vacunas para Avícola llegan desde las plantas de Merial en Francia, Estados Unidos, Italia, Brasil, República Checa, y Australia. El producto nos es entregado por Merial en nuestra Planta de Operaciones Avellaneda, donde se realizan los controles y se deja en cuarentena, hasta que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) tome un muestreo del producto para su control y análisis (estas vacunas llevan estampilla del SENASA). Recién cuando el organismo da su aprobación, la vacuna pasa al estado de almacenamiento disponible para generar el despacho y la preparación, de acuerdo a los requerimientos de cada cliente.

Desde la incorporación de la Línea Avícola, trabajamos en el cumplimiento de normas muy específicas exigidas, no sólo por Merial, sino también por el SENASA, ya que se trata de productos muy delicados (personal de la Dirección Técnica de Merial visita nuestro almacén periódicamente, donde disponen de una exclusiva oficina de contra muestra para realizar pruebas de cualquier tipo).

Una vez que las vacunas se encuentran en almacenamiento, informamos de la recepción a Merial con las novedades correspondientes (faltantes, sobrantes, etc.), para que procedan a realizar la facturación  y nosotros comencemos con las entregas correspondientes.  El picking no tiene mayores dificultades y se desarrolla dentro del mismo sector de almacenamiento. Cada producto está identificado en el sistema según número de serie y vencimiento. El sistema trabaja con la facturación de Merial -según lotes y vencimientos- y emite listados para la preparación de pedidos globales o individuales y control de cada uno.

Una vez realizado el proceso de preparado de pedidos, y sus controles pertinentes, se pasa la documentación, se cargan los datos (peso, cantidades, etc.) al sistema para que, desde Operaciones, se envíe la documentación correspondiente a las naves de distribución. En el caso de Avícola, el 95% de pedidos se distribuye con unidades reservadas para esta operación, dispuestas con anticipación. Así, se carga la mercadería y se transporta directamente con su remito y hoja de ruta, al destinatario final.

 

Logística reversa

En algunas ocasiones, al realizar una entrega, ocurre que el cliente posee un termo para devolución, en cuyo caso los transportistas cuentan con una autorización para el retiro y su traslado a nuestro depósito, donde se le realiza un control (de 24 horas) para constatar que no presente fisuras u otra irregularidad, y luego quede disponible para re utilizarse en la entrega de otro pedido.

Todo esto es posible ya que cada termo tiene un número de serie administrado por nuestro sistema; es decir, queda registrado cuando salió, a qué cliente se destinó, en qué condiciones regresa, etc. De esta forma, podemos hacer el seguimiento (trazabilidad) de cada uno.

En el caso de Avícola, también hay dos productos (utilizados en la desinfección dentro de las plantas de producción) que requieren de vehículos y choferes habilitados para mercancías peligrosas.  Estos productos son almacenados y manejados en nuestro depósito de Parque Patricios, habilitado para tal fin, y se distribuyen directamente desde allí.

 

Control Serie por Serie

Hemos desarrollado junto a nuestro cliente la “serialización de productos” (no aún para Avícola), que consiste en un proceso mediante el cual cada unidad ingresada a depósito para su administración, es identificada con una etiqueta de código de mancha y, una vez leída, brinda la descripción del producto, su número de serie, vencimiento, etc.

Es decir, el producto ingresa y se identifica unidad por unidad (cientos de miles y pequeñas, como pipetas) y, además, se utiliza una etiqueta especial que, una vez adherida al producto, es imposible quitarla (se rompe).

Por ejemplo, con cajas que contienen gran cantidad de packs de productos, se encuentran etiquetas por unidad, packs y caja. De esta forma, sobre todo en el egreso de productos, leyendo la etiqueta de la caja cerrada se obtiene la información de todas las etiquetas que contiene esa caja (etiquetas que en realidad son unidades de producto).

En pocas palabras, la serialización posibilita un exhaustivo control antes del despacho, ya que estas unidades se tienen que trackear por una lectora de código de mancha que traslada la información al sistema, éste coteja que sea correcto y que coincida con lo que hay que despachar en cuanto a producto, lote y número de remito. Además, relaciona esas informaciones, las habilita y las descuenta unidad por unidad para el despacho; y así con cada una de las cajas de packs que se despachan día a día.

El sistema no permite el despacho si falta una unidad, por lo que se minimiza el margen de error, ya que ni siquiera se puede enviar un código por otro, garantizando que las unidades solicitadas son las que se están enviando. Una vez hecho el trackeo de los despachos de pedidos, enviamos automáticamente la información a Merial, con un informe diario donde consta qué factura se despachó, qué unidad de producto y qué número de etiqueta tiene. De esa forma, si desean revisar una unidad en cualquiera de sus clientes, pueden determinar si está todo correcto, así como también sirve para solucionar cualquier reclamo.

 

Volver a Noticias


Compartir Twitter Compartir Facebook

Volver al listado